No seremos los primeros ni los últimos en expresar la frase “publicidad en decadencia”, para denotar el futuro incierto de la publicidad. Este futuro incierto no es causado simplemente por la influencia actual de los medios digitales y las redes sociales. Es una realidad que muchos publicistas y profesionales del sector han mencionado.

Recientemente Michael Farmer, director general de Farmer & Company y un veterano con 25 años trabajando como consultor de publicidad comparte en su libro “Madison Avenue Manslaughter”. En este libro Michael Farmer habla del declive y decadencia de la publicidad. No quiero enfocarme en este artículo en hablar de las observaciones de Michael Farmer, sino en compartir mi experiencia en lo que respecta a comunicación digital y el modelo de agencia publicitarias.

Según mi experiencia hoy día existen demasiados paradigmas en la comunicación digital que son perpetuados por las agencias publicitarias, incluso por las denominadas agencias digitales, sencillamente porque les conviene engañarse a si mismos o a sus clientes. Primero debemos entender que la agencia publicitaria es un modelo de negocio del siglo pasado tal como lo fue Blockbuster.

Si hacemos memoria, Blockbuster era la cadena de alquiler de vídeos que dominaba el mercado en Estados Unidos y muchos otros países. Su modelo de negocio consistía en cobrar por el alquiler de DVD o Blu-ray de películas (anteriormente eran VHS), y su ganancia más grande provenía de las penalidades cobradas por el retraso de las devoluciones de los vídeos. Sin embargo Netflix, con su modelo de negocio los reemplazo y lo elimino del mercado.

Blockbuster se rio de netflix

El problema de Blockbuster como el de muchas empresas esta en el modelo de negocio, precisamente porque al ser humano le molesta el cambio. En especial si el modelo funciona, nos asalta la pregunta, ¿Por qué hay que cambiarlo? ¿Por qué debo cambiar la forma de hacer dinero? El ser humano se resiste al cambio, y buscará cualquier forma para reducir el cambio lo menos traumatico posible. Precisamente esto es lo que sucede con la publicidad.

Por ello, el modelo publicitario perpetua paradigmas con el propósito de seguir obteniendo grandes ganancias a costa de aumentar la producción y reducir el personal.

 

Paradigmas de la publicidad en decadencia

Estos paradigmas son los que perpetúan el modelo publicitario o impiden el crecimiento de la comunicación en otros sectores que requieren otras habilidades y conocimientos. Muchos de ellos todavía se aplican por la necesidad de mantener el “status quo” y las ganancias del sector.

 

Comisión de agencia: Los medios de comunicación tradicional dan porcentaje de la inversión a la agencia publicitaria con el propósito de captar los clientes de la publicitaria ofreciendo un beneficio económico a la publicitaria. De tal manera que las publicitarias dirigen a sus clientes a los medios de comunicación más costosos y grandes presupuestos; que se traducen en mayor comisión para la agencia.

Con la aparición de los medios digitales, en especial de nuevos canales publicitarios como Google o Facebook; la comisión de agencia se transformo en algo del siglo 20. La mayoría de las empresas digitales no dan comisión de agencia a las publicitarias y buscan negociar con el cliente sin intermediario. Por esta razón hay renuencia de muchas agencias de pautar en lo digital, porque no recibirán comisión. Sin la comisión las publicitarias se privarán de grandes ganancias, mientras que otras empresas han comenzado a desarrollar sus propios departamentos publicitarios para reducir intermediarios.

El gran problema de las publicitarias, es que no han encontrado un nuevo modelo de negocio que les permita percibir el mismo nivel de ganancia que la comisión de agencia.

Saturación de mercado: Si sumamos la competencia agresiva del sector, encontraremos que muchas agencias ofrecen la misma cantidad de trabajo con una tarifa más reducida. De tal manera que se hace más trabajo por menos dinero, con el mismo personal no idóneo. No podemos asumir que la experiencia se traduce en idoneidad, por experiencia se que no es así. Nadie puede saberlo todo.

Especialistas en todo: Se espera que la publicitaria sea experta en todos los temas de comunicación, marketing, redes sociales, etc; pero con una tarifa reducida será difícil contratar un equipo de profesionales que den la talla para proyectos muy especializados. Que un publicista tenga experiencia en campañas y atendiendo grandes marcas, no quiere decir que sea idóneo para las necesidades del cliente. Esto lo podemos apreciar mucho en campañas digitales, que al cumplir sus objetivos publicitarios; borra casi toda existencia de lo digital y solo queda lo más llamativo de la campaña. Ejemplo: Policía de Colombia.

Para solucionar esto, las publicitarias utilizan la misma formula de campaña que utilizan en todas las campañas (outbound o push marketing). Es la misma plantilla y solución que ofrecen a todos, lo único que cambian son el tiempo de las cuñas, la creatividad, la ruleta de medios donde pautarán y otros detalles menores; pero en esencia es lo mismo. Invertir grandes cantidades de dinero en los medios más costosos, en este caso televisión y buscar presencia masiva en todo canal del mercado.

Un cliente con poco presupuesto, recibirá menos atención que un cliente con mayor presupuesto. Para evitar este punto, las publicitarias se categorizan en pequeñas, medianas y grandes; porque así también se cataloga el presupuesto de sus clientes. Y así los clientes con un mismo presupuesto recibirán un trato más igualitario porque están contratando agencias que manejan clientes con el mismo presupuesto. Sin embargo, las publicitarias no siguen esta regla y siempre existirá un cliente grande con mayor presupuesto que recibirá mejor trato dentro de la publicitaria.

La cuchara del cliente: El cliente asume que contrata una publicitaria que le dará el mejor servicio, el cliente percibe y asume que la campaña que recibe de la publicitaria cumple sus expectativas. Simplemente porque metió la cuchara en casi todo el proceso creativo o en las sesiones de aprobación. Sin embargo, ¿Qué sabe el cliente de publicidad, sino es publicista? por tanto asume que tiene una buena campaña, porque simplemente visita una publicitaria con un entorno creativo que le da seguridad en su inversión y porque se sintió parte del proceso del publicista, esto le hace sentirse publicista. Es difícil que los seres humanos aceptemos nuestros errores una vez que lo hemos aprobados a vista de todos.

Es como ir a un consultorio medico, ver los diplomas y percibir el ambiente de clínica. Uno asume que el doctor sabe lo que dice, cuando en realidad según estadísticas un gran porcentaje de las personas enfermas mueren por mal diagnostico o mala praxis. Al final no somos doctores para saber si es correcto el diagnostico… de la misma forma muchos no son publicistas para saber si su campaña va bien orientada o desarrollada. En especial si son solo especialistas de outbound marketing, y la campaña requiere comunicación digital, esta precisa más de estrategias y conocimiento en inbound marketing.

Creatividad más importante que el análisis:  Si solo analizamos datos de la publicidad digital, ese es un análisis pobre que no analiza el impacto que se reciben de los anuncios en medios tradicionales. Para las agencias publicitarias es más importante la creatividad que el análisis y medición de datos. La base del marketing no es la creatividad, es la medición de los datos para entender el impacto de la publicidad. Pero las publicitarias utilizan el marketing como una herramienta de la publicidad, cuando la realidad es que la publicidad la cual es la herramienta del marketing.

Un ejemplo para medir anuncios en periódico, radio y televisión; es asignar un teléfono e email distinto en cada medio. De tal manera que sabes que los teléfonos e email asignados; para radio recibieron o no recibieron más llamadas que los de televisión o periódico.

La publicidad no lo es todo: En comunicación la publicidad no lo es todo, ni tampoco lo sabe todo. El modelo de negocio de la publicidad a tomado el control de la comunicación, porque fue y sigue siendo más rentable recibir la comisión de los medios de comunicación. Por ello, relaciones públicas, periodismo e incluso marketing son niños huérfanos si hablamos de agencias publicitarias. Pero son estos niños huérfanos que ofrecen mayores ventajas a un cliente en el campo de la comunicación estratégica; porque estas ramas de la comunicación son donde se crea, planifica y se estructura la comunicación de una marca en un periodo de largo plazo.

Las campañas publicitarias son planes de comunicación que venden productos o servicios, por un período de mediano plazo. Mientras que un plan de comunicación vende la marca ajustándose al plan de negocio de la empresa que es a mediando y largo plazo. Las campañas publicitarias se ajustan al plan de comunicación, no es al revés.

Todavía el negocio es rentable: A pesar de la sobre explotación de los publicistas, tarifas más baratas, y más trabajo; todavía la publicidad es rentable y da excelentes beneficios para los publicistas. Incluso puede generar ganancias en lo digital si hay un enfoque de producción de vídeos, fotografías, infografías u otros insumos para redes sociales. Como el modelo todavía es rentable, por eso todavía intentan perpetuar el modelo y se resisten a buscar otro forma de generar ganancias. Adicional evitan que otras ramas dentro de la publicidad se desarrollen para tratar de mantener y estabilizar el modelo de negocio.

Sencillamente los grandes de la industria prefieren seguir cuidando sus propios intereses monetarios, por esa razón muchos hablas del declive de la publicidad.

El consejo final de Farmer es:

Podemos empezar por cobrar por nuestras soluciones, no por nuestras horas y delinear claramente un camino hacia el éxito para que los clientes no sobrecarguen nuestras manos con el trabajo que no esperábamos, trabajo que no mejora la rentabilidad del cliente. Podemos aprovechar la tecnología disponible para medir los resultados, entender con precisión nuestro progreso y demostrar nuestro valor y así, comprometernos a resolver problemas de nuestros clientes de manera que nuestro valor se vuelva inmensamente grande.

 

Reflexiones finales

Comparto este punto de vista no para atacar el modelo publicitario (ya tiene suficiente detractores), sino para corregir algunos puntos de vista que tienen los clientes sobre la publicidad que le pueden evitar cometer errores. En varias ocasiones asumí que la publicitaria realizaría un buen trabajo, simplemente por contar con una buena cartera de cliente y experiencia. Sin embargo, la experiencia de los publicistas está más enfocada en push marketing, y esta experiencia no los hace idóneos para proyectos enfocados a relaciones públicas, periodismo, participación ciudadana, gobierno digital, cobertura de eventos (no es igual a organizar eventos), pull marketing, divulgación de actividades (no es igual a promoción).

Los publicistas están versados en comunicación del siglo 20, pero tienen poca práctica en la comunicación del siglo 21. En más de una ocasión he tenido fiascos en desarrollo de páginas web, posicionamiento orgánico, administración de perfiles en redes sociales, publicidad digital, cobertura de eventos con medios digitales, desarrollo de apps, etc; simplemente porque asumí que la publicitaria por ser publicitaria estaba capacitada para todas las tareas de comunicación. Ese es un error que como cliente no debemos cometer, asumir que la publicitaria o los publicistas lo saben todo en materia de comunicación. Comunicación y publicidad no son lo mismo.

Hoy día la comunicación digital e incluso la comunicación tradicional, se están orientando al inbound (pull) marketing, y muchas agencias de publicidad se están resistiendo a este cambio porque no les conviene en lo rentable, porque reduce su comisión. Pero primordialmente porque es difícil desaprender la comunicación del siglo 20 para aprender la comunicación del siglo 21.

Es inevitable el cambio, pero muchos se resisten a el. Muchos prefieren aferrarse a malas prácticas del siglo pasado, con la vieja excusa: “Siempre ha sido así”. Bueno señores, no siempre fue así… alguien tuvo que cambiar el modelo, y pronto nuevamente el modelo de negocio cambiará.  Y aunque no se cuando, solo puedo decir que estoy preparado porque:

Aquel que no se prepará para el cambio, no se prepara para la vida.

Bibliografía:

http://forbes.es/actualizacion/458/el-futuro-incierto-de-las-agencias-de-publicidad

http://elcomercio.pe/economia/opinion/cuando-blockbuster-se-rio-netflix-opinion-noticia-1903185

Mis Redes

Carlos Chen

Director de comunicaciones at Formulas Exitosas
Experto en comunicación digital, growth hacking, newsjacking, manejo de crisis de comunicación y reputación.
Mis Redes

Latest posts by Carlos Chen (see all)